Sotheby’s Two, un ejemplo de sorpresas, poca transparencia, tres Alfa Romeos con el arte y oferta frustrada

 

Publicado el noviembre 1, 2020

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

Un mal ejemplo de como se están organizando algunas subasta, especialmente como la preparada por Sotheby’s el miércoles pasado en Nueva York de Arte Contemporáneo,  Impresionista y Moderno, pese a lo cual logró facturar 283,9 millones de dólares. La subasta fue presencial y transmitida por medios sociales y Televisión de Broadcast.

Pero una radiografía de esta subasta arroja detalles, algunos de los cuales anticipáramos la semana pasada. Especialmente señalamos la falta de transparencia que ofrecía la venta “sellada” (secreta) bajo sobre que quedó claramente expuesta en la venta del bronce perteneciente a la familia de obras “Grande femme”  de 2,5 metros que Alberto Giacometti concibiera y realizara en 1960. La venta bajo esta modalidad tenía como condición que los ofertantes debían superar una base mínima de 90 millones de dólares.

La empresa anunció la venta de la escultura pero negándose a informar sobre el precio final de la operación ni citar ninguna referencia del comprador. Este retaceo de la información significa un nuevo golpe a la transparencia del mercado que afecta a compradores y coleccionistas que utilizan estos resultados para planificar sus operaciones.

Otro tema que cayó como un balde de agua fría en la sala de ventas fue el anuncio a último minuto del retiro de la venta de tres obras y un Rothko, con un estimado de adjudicación de 35 millones de dólares, remitidos por el Museo de Baltimore, para suplir como otras instituciones el duro golpe que se originara con la pandemia. El desistimiento del Museo se originó en el reclamo de los donantes que amenazaron con retener millones de la venta.

Como broche final, imitando la reciente venta del dinosaurio dentro de la oferta de arte, se incluyó en el catálogo como un solo lote de tres Alfa Romeos Vintage, que recaudaron 14,8 millones de dólares. También se ofreció una mesa del diseñador italiano Carlo Molino por 6,2 millones.

Entre las operaciones, luego de una puja de 10 minutos se concretó la venta a precio récord, 15,9 millones,  de “Il pomeriggio di Adriana” de Giorgio di Chirico.  Un Basquiat, “Black and Jazz”, 15,1 millones.

En venta privada dos bronces “Femmes” se pagaron 25,9 millones.