Tribunal español no anda con chiquitas,. Le duplicó la pena al fundador del grupo Santander por contrabando de Picasso

 

Publicado el febrero 9, 2020

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

Como anticipamos, hace un par de meses se condenó a Jaime Botín (83) a 18 meses de prisión y una multa de 58,4 millones dólares por el delito de contrabandear “Cabeza de niña” pintada en 1906 por Pablo Picasso.

El error de cálculo del fundador del grupo financiero Santander fue adquirir  la obra en 1977 en Londres y llevarla de vuelta a España. Desde 2012, Botín venía solicitando un permiso para sacar de España la obra, que le fuera negado por el Ministerio de Cultura que en 2015 declaró no exportable la pintura dado que se la considera de carácter histórica y de interés cultural, ya que muestra el nacimiento de la fase pre-cubista del artista, etapa que no se encuentra representada en territorio español.

Ignorando esta prohibición, Botín sacó del país la pintura en su yate privado con destino a Suiza pero fue confiscado por las autoridades aduaneras francesas en un puerto de la isla de Córcega. Simultáneamente, ya estaba siendo anunciado para una venta en subasta.

Dos semanas después del fallo original el tribunal decidió duplicar la sentencia “por error en la pena”, a tres años de prisión y elevó la multa a 91,7 millones de euros.

Según esta última sentencia se supone que este importante personaje de 83 años y perteneciente a la elite del mundo financiero, deberá cumplir parte de la pena tras las rejas, ya que la ley establece que los delincuentes sin antecedentes y por delitos no violentos quedan exceptuados de cumplir penas de reclusión sólo cuando la sentencia es menor a dos años.