Un estudio determinó que el precio de una obra está relacionado con la cantidad de azul y rojo que contiene

 

Publicado el diciembre 29, 2019

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

Desde hace décadas, consciente o inconscientemente, los operadores del mercado han detectado que no hay colores del espectro cromático que magneticen más para producir dinero que las obras de arte que protagonizadas por el azul y el rojo. Un especialista de una de las subastadoras más importantes manifestó “que el azul y el rojo son una buena noticia para los vendedores de arte”.

Curiosamente ese “conocimiento” intuitivo es ahora respaldado por un estudio llevado a cabo por la universidad de Tilburg en los Países Bajos. La investigación se propuso aislar los efectos del color y su influencia en los precios históricos de las subastas y si de este análisis se produciría un aumento de precio basado en el tono.

Del estudio surgió que las pinturas abstractas con predominio del azul y el rojo se vendieron por mayor valor que cualquier otro color primario o secundario. El resultado de este análisis fue corroborado por sesiones de laboratorio experimentadas con individuos de origen chino, estadounidense y europeo.

Los investigadores revisaron los resultados de las subastas en el período 1994 a 2017 para reunir los datos históricos de 5.500 obras abstractas de movimientos relacionados con el color , como el expresionismo abstracto. Se efectuó esta selección para eliminar elementos factores estéticos como la figuración, las composiciones geométricas o formas de soporte no rectangulares.

Los hallazgos resultaron contundentes. En promedio las obras con predominio de estos colores se vendieron a precios 10,6 por ciento más altos cuanto mayor la cantidad de azul con relación a lo que los autores llaman un “blanco de referencia”. En el caso del rojo el porcentaje de mayor precio alcanzó el 4,2%. Cuantificados en términos de ganancias de precios promedio las azules rindieron aproximadamente 53.600 dólares y las rojas 21.200.

Esta investigación matemática fue confrontada con sesiones experimentales realizadas en tres universidades con la participación de 500 alumnos de composición interraciales a fin de constatar que no existían resultados diferentes por motivos culturales.

Los alumnos debían analizar y ofertar sobre obras que les eran proyectadas en monitores digitales. Los resultados fueron consistentes con el estudio teórico.

Una conclusión es que en materia de ganancias en el mercado de arte el color verde del dinero no es el factor predominante frente al azul y el rojo.