Un exceso llamado Festival de la Luz

 

Publicado el agosto 13, 2012

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

GOYENECHELa decimoséptima edición del Festival de la Luz está en marcha con sus números abrumadores: en unas treinta ciudades de la Argentina, 130 muestras de fotografía de 600 autores de 17 países. Imposible dar cuenta de todo lo que ocurre en este evento, que sólo la Fundación Luz Austral, su organizadora, insiste en llamar «Encuentros Abiertos – Festival de la Luz» aunque el resto del universo lo llame solo con la segunda mitad de ese nombre. La programación debe buscarse en la página web www.encuentrosabiertos.com.ar.
Podemos, sí, recomendar algunas de las 130 muestras, unidas por un eje temático, «La pasión», de tal amplitud que es difícil imaginar un tema que no sea posible enmarcar en él. Por ejemplo, la retrospectiva de Sara Facio en la Sala Cronopios del Centro Cultural Recoleta, un verdadero homenaje a la fotógrafa argentina, que este año cumple 80. En una entrevista reciente Facio se refirió así a este tema: «Cuando Elda Harrington (organizadora y curadora del festival) me dijo que el tema era la pasión, le pregunté ‘la pasión por quién’. Bueno -me respondió-, por el deporte, por el amor, por los viajes…». No es difícil imaginar que la pasión de Sara Facio es la fotografía, de modo que cualquiera que incluyera en su muestra estaría bien. La mayoría de las 200 imágenes que seleccionó junto con los curadores Elio Kapszuc y Renato Rita son retratos. Algunos, tan conocidos que se han vuelto icónicos y ya forman parte de nuestro imaginario. Otros, inéditos o muy poco vistos, gracias al ojo de los curadores, que trabajaron durante semanas en el estudio de la artista. En la selección hay retratos de escritores argentinos y latinoamericanos como Cortázar, Borges, García Márquez, Vargas Llosa, Olga Orozco, Juan Rulfo, entre muchos otros; figuras del escenario, como Tita Merello y Celeste Carballo; periodistas, como Magdalena Ruiz Guiñazú; y, por supuesto, imágenes de quien fue su compañera durante décadas, María Elena Walsh. También, imágenes memorables de la historia política reciente de la Argentina, como los funerales del ex presidente Perón. E imágenes de París, de Madrid, pero sobre todo de Buenos Aires, una ciudad cuya vida Sara Facio ha fotografiado como pocos.
El Festival de la Luz ocupa estos días todo el espacio del Recoleta. Al lado de Cronopios vale la pena recorrer una extraordinaria muestra de fotos históricas del sitio de Leningrado durante la Segunda Guerra. Y sería una pena perderse, en el último espacio del CCR, allá al fondo, la foto instalación del brasileño André Penteado, «El suicidio de papá».
Fuera del Recoleta, también hay exhibiciones imperdibles. Nombraremos solo dos: «El doble de una vida. André Kertesz (1894-1985), en el Espacio de Arte de la Fundación OSDE, y «Luz y misterio. El secreto de los monjes», en el Pabellón de las Artes que la UCA tiene en Puerto Madero.
Hasta aquí llegamos. El resto, búsquelo usted mismo en el cronograma del festival.