Va a ser muy difícil para el mercado del arte después del coronavirus’, por Guillermo de Osma

 

Publicado el abril 20, 2020

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

Reproducimos la nota que Arnet News le realizara al galerista español, Guillermo de Osma, bien conocido por los operadores argentinos, por considerar que muchas de sus experimentadas opiniones se adaptan al mercado argentino. El comerciante dice que el gobierno español debería estar haciendo más por el mercado del arte.

Con la crisis de COVID-19 dañando no solo nuestra salud sino también la economía global, es más importante que nunca apoyar las artes. El reconocido galerista madrileño Guillermo de Osma revela sus pensamientos sobre los coleccionistas españoles, el mundo del arte que se mueve en línea y lo que el gobierno español debe hacer ahora para apoyar el mercado del arte.

 Como la situación en España ahora es similar a la de Italia, ¿cómo manejan las galerías el bloqueo?

Mis compañeros galeristas y yo lo estamos manejando lo mejor que podemos. Por supuesto, variará mucho de una galería a otra, dependiendo de su especialidad y estructuras. Estamos especializados en arte moderno, con algunos artistas famosos con otros que son menos conocidos, pero históricamente significativos.

Va a ser muy difícil para el mercado del arte. Especialmente para el mercado español, que es un ecosistema muy frágil. Para ser honesto, tenemos un mercado de arte mucho más pequeño de lo que merecemos, ya que la tradición del coleccionismo es bastante pobre. Además, hay una falta de beneficios fiscales que incentivarían a los compradores, como en otros países. Cambiar esto supondría una gran diferencia en el mercado del arte en España.

Me mantengo ocupado, ya que estoy trabajando en una biografía de Fortuny. Ya he completado un libro completo sobre Fortuny junior. Además, estoy trabajando en un nuevo y emocionante libro sobre españoles en Italia.

¿Crees que este es un buen momento para hacer una transición más del negocio del arte en línea ahora y para el futuro, como la feria virtual de Art Basel, la sala de visualización de Zwirner o las subastas en línea de Artnet?

Sé que varias galerías ahora están mejorando su presencia en línea. No tenemos todo nuestro inventario en el sitio web porque no me gusta ese tipo de publicidad. Hay algunas obras muy especiales en la galería y mostrarlas de esta manera podría quemarlas. Todavía trabajamos principalmente tradicionalmente, porque el arte es un negocio muy tradicional.

Solo compraría obras invisibles si conozco muy bien al vendedor y confío en él. Creo que uno puede sofisticar el comercio incorporando Internet, pero la mayoría de las veces es importante ver el trabajo. La web es excelente para información e investigación, pero al final es difícil comprar piezas muy

valiosas en línea, especialmente Old Masters or Modern Art. Sin embargo, las piezas de menor valor podrían comprarse más fácilmente en línea, como el trabajo en papel o la fotografía. Estamos participando en este tipo de ventas a través de Instagram, por ejemplo. Hace que el mercado Modern Master sea más accesible, especialmente para los jóvenes coleccionistas. Entonces, Internet es bueno para ese tipo de ventas.

¿Crees que los coleccionistas en España están abiertos a probar estas nuevas formas de experimentar y coleccionar arte?

España sigue siendo muy tradicional, por lo que nuestros coleccionistas tardarán más tiempo que en otros países y culturas en aventurarse en la web. Con el tiempo, el mercado en España puede volverse más contemporáneo en términos de compra.

Mi consejo es comprar por pasión, no por inversión. Entonces, pase lo que pase, siempre estará satisfecho con su pintura, sin importar si la compró en línea o no.

Se especializó en maestros modernos y abrió su galería en 1991. ¿Cómo ha cambiado el mercado del arte en España desde entonces?

Viví en Nueva York durante la mayor parte de la década de 1980 y tenía una galería allí. Fue un momento fantástico para estar en Nueva York. Cuando regresé a Madrid decidí abrir una galería aquí, a pesar de que los mercados eran y siguen siendo completamente diferentes en estas dos ciudades.

Para ser sincero, a menudo estoy bastante decepcionado por la escena del coleccionista en España, que es un mercado muy tímido. Hay una pobre tradición de coleccionar, con muy pocas colecciones privadas notables. Apoyar a los artistas y apasionarse por su desarrollo sigue siendo algo que pocas personas en España se esfuerzan por hacer.

Sería genial si el gobierno español hiciera más para ayudar al mercado. Por ejemplo, disminuya los impedimentos como los impuestos, que son exorbitantes en este momento; y aumentar los beneficios, como la desgravación fiscal después de las donaciones a museos. Esto aumentaría la base de coleccionistas en España, lo cual es muy importante para el ecosistema del mercado.

En España, históricamente, la iglesia y la nobleza fueron los grandes benefactores. La burguesía no ha hecho lo suficiente para impulsar el mercado. La idea de que la creación, el mercado y el patrimonio son mutuamente beneficiosos y dependientes el uno del otro, aún no se ha concretado.

Tengamos esperanzas y asumamos que la crisis de Coronavirus terminará en otoño. ¿Qué exposiciones has planeado?  

Tenemos una exposición en este momento que finalizará a mediados de abril y luego viajará a Barcelona. Continuamos nuestro trabajo en proyectos futuros. En general, sin embargo, es una situación difícil para todos. Hay que elegir entre consecuencias sanitarias o económicas.

Solo hacemos alrededor de cuatro proyectos por año, porque requieren mucho tiempo. El último fue sobre las artes entre 1920-1950: tomó cerca de cuatro años armarlo y vino con un catálogo completo… Presentamos a varios artistas españoles durante ese tiempo.

Siempre trato de combinar académicos con artistas del mercado. Creo que es importante combinar la academia y el mercado. El mercado es una parte esencial del mundo del arte, tan importante como la academia.

El próximo show está planeado para finales de mayo, espero que no tengamos que posponerlo. Excepcionalmente, es el artista contemporáneo Eduardo Scalla, quien puede ser descrito como un poeta visual. Le sugerimos que trabajara en lienzo para ver cómo se traduce su poesía. Esperamos continuar con el cronograma según lo planeado, pero estamos haciendo planes de contingencia por si acaso.

 ¿Qué obras de arte tienes colgando sobre tu sofá en casa?

Tengo muchos trabajos maravillosos en casa. Es un poco ecléctico, desde el siglo XVIII hasta el siglo XX. Tenemos muchos trabajos en papel porque así es como comencé a coleccionar. Millares, Canogar, Tapies, son algunos de los artistas, junto con varios artistas españoles menos conocidos pero igualmente maravillosos que a veces también muestro en la galería.

Me encantaría tener algo más viejo también, algo medieval.

¿Qué obras de arte desearías haber comprado cuando tuviste la oportunidad?

Bueno, muchas piezas! Si pudiera retroceder en el tiempo, entonces habría comprado más Basquiat en la década de 1980, ahora sería un hombre muy rico. Quizás debería haber comprado más por inversión, no solo por pasión.

Obviamente, cuando te apasiona el arte, hay muchas obras que te gustaría tener. Como un maravilloso alivio de Hans Arp.

Si pudieras cenar con 3 artistas, vivos o muertos, ¿a quién elegirías?

He conocido muchos artistas en los últimos años. Por ejemplo Warhol, pero no era muy interesante. Para ser honesto, muchos artistas que conocí, desafortunadamente, no fueron particularmente agradables.

Invitaría a Schwitters a cenar, es un artista tan peculiar e interesante. Picasso me hubiera gustado, incluso con sus malos lados. También un artista menos conocido, Oscar Domínguez. Se suicidó en la víspera de Año Nuevo del 56/57. Le habría hecho muchas preguntas sobre su trabajo.

Uno de mis artistas favoritos siempre ha sido Durero. Pero cuando lees sus libros, él menciona mucho el dinero, del que no me gustaría hablar durante la cena.